Tú no puedes motivar a nadie.

Tú no puedes motivar a nadie.

no puedes motivar a nadie.

Tú no puedes motivar a nadie.

¡Menudo título para empezar un post! ¿Cómo que no puedo motivar? Si no existe la capacidad de motivar, apaga y vámonos. O dicho de otro modo, no apagues y nos vamos.

¿DE DÓNDE VIENE EL TÉRMINO?

La palabra «Motivar» viene del latín, exactamente del término «motus» que significa «ponerse en movimiento». De este modo podemos decir que motivación es aquello que te pone en acción.

Con el tiempo muchos investigadores nos hablaron de la motivación en el contexto empresarial. Herzberg nos hablaba de los factores de motivación y los factores de higiene, Maslow nos relataba como la motivación se desarrollaba en función de la Pirámide de las Necesidades, o McGregor de la teoría X e Y de motivación, pero…¿cómo funciona eso de “motivar a otros”?
EL POCO PODER DEL VERBO “HABLAR”

Pero hablar de motivación, no significa «hacer motivación», a estas dos acciones las separa un camino muy largo porque hablar de algo no nos hace expertos en ello. Recuerdo que las clases más desmotivantes que he tenido en mi vida, fueron las de Psicología de la motivación y la emoción.

El segundo día de clase, estaba sentada en mi fila favorita: la última fila de clase. Al lado tenía a uno de mis compañeros con cara de aburrido y le pregunté: ¿cómo es posible que este hombre que es experto en motivación, nos esté dando la clase menos emocionante que hemos vivido en nuestra vida? No tuvo respuesta, con una sonrisa de afirmación, me lo dijo todo.

 

 LO QUE SÍ ESTÁ EN TUS MANOS

Y es que tú no puedes motivar a nadie de tu equipo, no puedes motivar a ninguno de tus colaboradores, porque esa acción, depende de su habilidad para «automotivarse». Pero sí puedes hacer algo: puedes facilitarles las condiciones perfectas para que se motiven. Esto no significa que la gente crea que puede pedir y que solo por pedir ya se le dará, tampoco significa que por darle una vez algo, ya tengamos que hacerlo así a partir de ese momento, tan solo significa «facilitarnos» la vida para que podamos aportarnos mucho más unos a otros en el contexto laboral.

PASOS PARA CREAR ESAS CONDICIONES:

  1. INVESTIGA: Antes de crear estas condiciones, necesitas acercarte a cada persona de forma individual, preguntarle, saber qué es lo que valora en su vida a nivel personal y profesional. Abre tu cuaderno y toma buena nota de tus investigaciones, mientras conoces a cada persona de tu equipo de forma individual. Busca respuestas a muchas preguntas: ¿dónde le gustaría llegar en la empresa? ¿Y en otras áreas de su vida? ¿Quiere más responsabilidades? ¿Más retos? ¿Quiere más dinero? ¿Le gusta salir en primera fila en las fotos? ¿Quiere más tiempo para pasar con su familia, con sus amigos o practicando sus aficiones? ¿Quiere tener fiesta el día del cumple de su hijo? ¿Le gustaría decidir cómo coge las vacaciones? ¿Quiere un horario flexible al iniciar la jornada? ¿Es importante que me acuerde de su cumpleaños o mejor no?
  2. ANALIZA: organiza, estudia y analiza la información que has ido recogiendo y plantéate qué es posible y qué no adaptándote a las características reales de tu empresa. No pienses en si estos cambios han encajado o no a lo largo del tiempo en tu empresa porque muchos cambios creemos que no son posibles, hasta que la realidad nos demuestra lo contrario. ¿Encajaría algo de lo investigado en tu Empresa hoy en día? Si tu respuesta es un… «es posible» podemos pasar al siguiente paso.
  3. EXPLICA: Si tu investigación ha sido minuciosa y has descubierto puntos posibles, podemos intentar ya ver cómo funciona, ¿no crees? Siéntate con la persona y explícale en qué medida ves posible hacer realidad las condiciones que has ido descubriendo para que se automotive. Explícale de forma muy directa, sin demasiados rodeos que es una prueba, solo una prueba, y como tal podría tener vuelta atrás.
  4. ACTÚA: Pasamos a la prueba, tanto tú como la persona y a ver qué pasa. Sea lo que sea podréis decir ambos ese mensaje tan potente de… Al menos, ¡LO HEMOS INTENTADO!

 

RETO DE LA SEMANA:

Esta semana te planteamos el reto de poner en práctica los distintos pasos que hemos compartido contigo en este post al menos con dos personas y a ver qué descubres de ellas. Aunque no lo creas, en ese punto estarás mucho más cerca de que se puedan automotivar con las condiciones que les pongas ante ellas.

¡Nos vemos la próxima semana!

Reme Egea
Reme Egea
Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto educativo "Con los pies en el aula", Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies