No quiero mujeres en mi equipo

No quiero mujeres en mi equipo

Ese es un punto de vista, como tantos puntos de vista extraños que hay en el mundo. ¿Respetable? ¿No respetable? Realmente no voy a entrar en ese punto sino que voy a intentar describir cuáles son los mitos y peligros que puede encerrar esta frase.

 

¿QUIÉN ES EL AUTOR DE LA FRASE?

Justo esta frase la he escuchado, o algunas veces la he leído en ciertas mentes…;) (ya que saben que no es una frase políticamente correcta).

En el caso que voy a comentarte se trata de un hombre, joven, elegante, inteligente, moderno, deportista que dirige una empresa potente desde hace años… Pero claro, no podía tenerlo todo. Y en este caso le falta una mente más abierta respecto a lo que es el mundo en general, un mundo en el que no trabajan «hombres» y «mujeres» sino simplemente personas.

Personas más fáciles y más difíciles, más trabajadoras y menos, más valientes o menos, más luchadoras o menos, más creativas o menos, pero justo eso: personas o seres humanos, como prefieras llamarlos.

Él sí que quiere mujeres en su empresa, pero como administrativas y poco más. Lo que tiene muy claro es que no las quiere en su equipo directivo… ¿Curioso verdad?

 

EL MITO DE LAS MUJERES EN EL TRABAJO

La justificación de que este apuesto caballero no quiera mujeres en su trabajo son varias pero todas ellas basadas en clásicos mitos:

– «Es que después se quedan enseguida embarazadas«: ¿todas? ¿En todo momento? La media actual es que algunas mujeres, y no todas, en su vida decidirán tener hijos pero una vez o dos (la media de hijos no es mucho más alta). ¿Esto significa que no vaya a rendir las décadas de vida que estará en el trabajo? Además, resulta que el embarazo no es una enfermedad sino una simple época de vida, donde ellas pueden continuar pensando, creando proyectos, llevándolos a cabo, analizando, investigando, haciendo, aprendiendo, etc. Difícilmente este directivo podría tener vida, sin que su madre se hubiera quedado embarazada…

– «Es que tener mujeres en el equipo directivo, es tener problemas«: ¿siempre? ¿Con todas? ¿Y si tienes solo hombres no tienes problemas? Este punto es muy curioso porque día a día en mi trabajo me encuentro con muchos problemas en los equipos directivos y curiosamente en un 95% son hombres. ¿No será que el simple hecho de que ser humanos nos hace ser «retantes»?

– «Es que las mujeres hablan mucho, cotillean en distintos momentos«: ¿solo ellas? ¿Y los hombres no? Una vez más me parece curioso que mis clientes, repletos de una mayoría de operarios masculinos me cuentan cotilleos y más cotilleos y me da la sensación que los disfrutan tremendamente en las máquinas de café.

Y como estos mitos te podría comentar 100 más, unos creíbles, otros increíbles, unos nuevos y otros viejos pero en definitiva mitos alejados del mundo real.

 

VENTAJAS DE TENER EQUIPOS MIXTOS

Esto nos hace pensar que tener equipos mixtos, de hombres y mujeres, donde prima antes que nada ser un ser humano, nos puede aportar riqueza y diversidad. En nuestras manos está el saber sacarle partido a todas esas oportunidades.

Desde mi punto de vista hay bastantes ventajas en este tipo de equipos:

– A nivel cultural desarrollamos unos sesgos u otros por ser hombre o mujer por lo que tener a ambos en el equipo nos permite mitigar el efecto de estos sesgos.

– Desde que somos muy pequeños se nos entrena en distintos tipos de habilidades por lo que el equipo aumenta potencialmente en capacidad de desempeñar diferentes tareas.

– Atendemos a detalles distintos que no son ni mejores ni peores pero si complementarios. Esto nos permite analizar las distintas situaciones que se den con mayor nivel de análisis y realidad.

– Nuestros valores a veces también presentan ciertas diferencias con lo que podemos construir equipos más ricos en valores, en actitudes y en formas de entender el mundo.

 

RETO DE LA SEMANA:

El reto de esta semana consiste en que analices la diversidad de género que existe en tu equipo de Trabajo o en equipos de los que hayas podido formar parte en tu vida y analiza cómo el equipo se enriquece por tener componentes hombres y mujeres. Y si por alguna de aquellas todavía no has formado nunca parte de un equipo, tan solo busca uno al que puedas observar y saca las mismas conclusiones. Cuéntame… ¿cuáles son esas ventajas?

 

¡Nos vemos la próxima semana!
Designed by Peoplecreations / Freepik

Reme Egea
Reme Egea
Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto educativo "Con los pies en el aula", Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies