¿Es mejor líder quién se engrasa las manos?

¿Es mejor líder quién se engrasa las manos?

A lo largo de los últimos años podemos encontrar cientos de publicaciones en libros, artículos,  posts y demás que hablan de lo que debería hacer o no debería hacer un líder. Al haber tanta cantidad de opiniones, es fácil encontrar enfoques muy distintos, tanto es así que algunos llegan a ser contrapuestos, es decir, parece que hablen de cosas completamente distintas.

En muchos enfoques nos hablan de que «un líder debe mancharse las manos«. Esta expresión se puede entender de varios modos. Aquí analizaremos algunos de los puntos de vista desde los que se puede entender y si estos puntos de vista también pueden suponer algún inconveniente que no veamos a simple vista…

 

SIGNIFICADO 1 de: «Engrasarse las manos»

Conocer el trabajo de tu gente, de cerca, observándoles, analizando paso a paso como llegan a unos resultados u otros. La ventaja que te ofrece este tipo de acercamiento es que no solo te da información de cómo están haciendo sino que también puedes descubrir cómo cada uno procesa las órdenes que recibe, dónde puede estar fallando en el proceso y a su vez, te da la ventaja de conocer más de cerca a tu gente.

¿Cuál es el inconveniente que tiene está opción? El inconveniente es que no siempre puedes estar encima de cada miembro del equipo de forma equitativa por lo que puede dar la sensación de que te preocupan más unas personas  u otras.

 

SIGNIFICADO 2 de: «Engrasarse las manos»

Ser el que inicia la tarea, la gestión o la organiza de forma se pueda crear una distribución equitativa entre las personas del equipo. La ventaja de participar tú en esta distribución es que facilita que cada persona sabe los roles y las responsabilidades que les corresponden en su posición. Además de ello, te permite saber si la distribución es justa y equitativa.

¿Cuál es el inconveniente que tiene está opción? El Inconveniente es que se convierten en dependientes y provoca situaciones en las que tus colaboradores necesitan de tu estímulo para empezar y de una supervisión cercana para mantenerse en la tarea.

 

SIGNIFICADO 3 de: «Engrasarse las manos»

Otro de los significados más habituales que se le da a esta expresión, sería el hecho de hacer las tareas tú mismo como si fueras uno de tus operarios. Esto te permite conocer al máximo detalle el trabajo que estáis realizando, los recursos que se necesitan, el proceso, las dificultades que entraña cada paso del mismo e incluso descubrir distintas formas de mejora en cada paso.

¿Cuál es el inconveniente que tiene está opción? El máximo inconveniente de esta forma de participar es que acabas haciendo una marcada microgestión. Esta puede que sea una de las formas más peligrosas de liderar ya que se acaba convirtiendo en una forma de mantenerse ocupado con tareas pequeñas para evitar algunas de tus responsabilidades más complicadas como gestionar, liderar, planificar o tomar decisiones que nadie se atreve a tomar.

 

SIGNIFICADO 4 de: «Engrasarse las manos»

Por último, otro significado de la misma sería el hecho de acercarte a las personas del equipo que están haciendo la tarea, preguntar, ser conocedor a grandes rasgos de qué, cómo y por qué se hacen las cosas de una determinada manera. Esto te permite tener una visión cercana sin dedicar el tiempo que dedicarías haciéndolo tú mismo.

¿Cuál es el inconveniente que tiene está opción? El inconveniente que presenta es que si no les explicas de forma totalmente explícita tus intenciones, tus colaboradores pueden sentir que les miras tan de cerca porque sientes desconfianza ante su trabajo.

A partir de aquí puedes construir tú propia idea de cómo un líder debería “engrasarse las manos”. Desde mi punto de vista es importante que pases por distintos de estos significados en función del momento específico:

– A nivel general deberías estar haciendo tareas de gestión, planificación, organización, toma de decisiones y otras tareas que impliquen mayor responsabilidad y no estar engrasándote las manos como una forma de evadirte de algunas responsabilidades.

– No obstante, es importante que conozcas a grandes rasgos las distintas tareas que se realizan en vuestro trabajo para poder entender las dificultades de cada una de ellas y conseguir los recursos para llevarlas a cabo.

– Y de forma puntual, en momentos de estrés, crisis, problemas, etc. te puedes convertir por un tiempo en “operario” de uno de tus colaboradores para que puedas echar una mano en una situación complicada a estos niveles.

En resumen: ¡Sí a mancharse las manos eligiendo el momento preciso, poniendo los recursos necesarios y de una forma totalmente planificada!

 

RETO DE LA SEMANA:

El reto de esta semana consiste en que pienses de qué forma te engrasas las manos en tu día a día laboral. ¿Haces prácticamente el trabajo de uno de tus colaboradores? ¿Conoces a nivel general las tareas que realiza cada uno? ¿Te acercas solo en momentos de crisis? Al menos analiza cómo haces en tu día a día ese “engrasarte las manos”.

¡Nos vemos la próxima semana!

Reme Egea
Reme Egea
Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto educativo "Con los pies en el aula", Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies