El poder del silencio

El-poder-del-silencio

Mi foniatra me lo dijo a los 5 minutos de entrar en su consulta: “Reme, el 95% de cosas que dices no sirven para nada”. ¿Puedes imaginarte cómo me quedé? Creo que casi entré en shock… ¡Jajaja! Era la primera vez en mi vida que la veía, nunca habíamos hablado y ya tenía esa confianza para decirme aquella frase tan contundente. Me parecía cuanto menos, sorprendente.

Pero mira, gracias a sus clases, sus frases contundentes y sus consejos, ya no me he vuelto a quedar afónica. Aunque la verdad, es que en aquella época todavía no sabía todo el potencial que puede tener el silencio.

 

CÁLLATE, ESCUCHA Y SIENTE

Hace unos meses me di cuenta de que cada dos por tres estaba metida en algún problema… ¡Y todo por mi comunicación!  Unas veces porque había dicho algo innecesario, otras veces por cómo lo había dicho, otras veces por la mirada que había puesto, el tono de voz o incluso por cómo había movido una ceja. En ese punto me asustaba tanto meter la pata, que ponía los ingredientes perfectos para meterla irremediablemente.

En ese momento estaba trabajando a nivel personal con un profesional que me propuso un reto: ¡Cállate, escucha y siente!

¿Callarme? ¿Escuchar? ¿Sentir? No sé cuál de las tres acciones me iba a resultar más difícil. Ello me demostraba que en los últimos años había practicado muchas habilidades pero justamente no estás. En definitiva se trataba de hacer una prueba conmigo misma: estar más callada, sin tener que expresar cada cosa que sentía o pasaba por mi cabeza, escuchar no solamente haciendo como que oigo y sentir. Un sentir simplemente por dentro, pero sin compartirlo de forma tan explícita.

 

APRENDIZAJES DE LA EXPERIENCIA

Te aseguro que los primeros días fueron complicados pero de repente empecé a descubrir aspectos de los otros y de mi misma que me fascinaban…

En ese tiempo vi que le gente que me había criticado por mis formas de comunicarme, en momentos de estrés hacían exactamente lo mismo: podían comunicarse incorrectamente, podían utilizar un mal tono o una comunicación no verbal no excesivamente amable. Pero en ese punto, para mí era mucho más sencillo estar ahí, escuchando, dejando incluso que alguien me hablase mal, sin hacer nada, respirando y manteniendo la calma. Digo sencillo, pero no fácil. Era tremendamente difícil cambiar el patrón, pero el experimento valía la pena.

En ese tiempo vi que yo misma cuando respiraba y dejaba pasar unos segundos, sentía que ya no era tan necesario expresar y mostrar cada uno de tus pensamientos y sentimientos. Al no compartirlos, el resto ya no se sentía demasiado atacado y los problemas en ese punto empezaban a disminuir.

 

VENTAJAS DEL SILENCIO

Al probar aquel experimento durante unas semanas empecé a disfrutar de las ventajas del silencio:

  1. Menos metidas de pata: Curiosamente una de las mejores formas de meter la pata es a través de las palabras, decir algo inapropiado en el momento menos apropiado. Sin duda, al reducir el porcentaje de palabras se reduce el número de errores, equivocaciones y malentendidos que se pueden crear.
  2. Reflexiones: En ese momento en el que lo único que tienes que hacer es escuchar, tienes la tranquilidad con la que hacer muchas más reflexiones y sin duda más profundas. Dejas tiempo para pensar, para que se conecten ideas y para construir nuevas soluciones y alternativas.
  3. Equilibrio: Al dejar más tiempo para que la otra persona pueda hablar, aumenta la sensación de reparto equitativo y justicia. De algún modo, no te apoderas del tiempo tuyo y de tu oyente sino que te encuentras con un reparto más democrático de lo que sería el uso de ambas voces tanto literal como implícitamente.
  4. Gran aprendizaje: uno de los mayores aprendizajes del experimento fue darme cuenta de que mientras hablas, no aprendes. Cuando estamos hablando, aquello que decimos, lo solemos conectar con aquello que sabemos. Es cierto que a veces mientras hablamos creamos nuevas conexiones, ideas, soluciones pero también es cierto que el máximo aprendizaje se produce cuando callamos. En ese momento en el escuchas es cuando te llegan informaciones nuevas, descubrimientos, aspectos que no sabías del mundo, de los otros, incluso de ti mismo.

Y es que mientras hablas, no aprendes tanto como podrías…

 

RETO DE LA SEMANA:

El reto de la semana se trata de un reto silencioso. No te voy a pedir que hagas el experimento de 21 días en silencio pero sí el de “un día de máximo silencio”. Se trata de que durante un día reduzcas al máximo tus aportaciones comunicativas y las cambies por silencio, por escucha, por tranquilidad y por disfrutar de todo lo que vas sintiendo y descubriendo de ti mismo, del mundo y de los otros. Igual llegas a sorprenderte…

 

¡Nos vemos la próxima semana!

Reme Egea
Reme Egea
Maestra de Educación Física, Formadora en Habilidades Directivas y Gestión de Equipos, Psicóloga, Creadora del proyecto Train The Trainers, Conferenciante, consultora y socia de Proformación S.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *